dilluns, 25 de febrer de 2008

21 nuevos accesos mejorarán la entrada del tráfico a las tres capitales de la Comunitat

La Conselleria de Infraestructuras y Transporte ha previsto una remodelación y mejora de los accesos a las áreas metropolitanas de Alicante, Valencia y Castellón. Para ello, construirá 21 nuevos ejes viarios con un total de 207 kilómetros y una inversión superior a las 1.184 millones de euros.

El Ministerio de Fomento tiene previsto también realizar 11 actuaciones para mejorar los accesos a las tres capitales de provincia.

Las dos Administraciones pretenden así eliminar los atascos en las principales vías de acceso a las tres áreas metropolitanas de la Comunitat Valenciana, algo que se ha convertido en un fenómeno habitual. Cada día miles de vehículos quedan atrapados en los atascos que se producen en las entradas y salidas de Valencia, Alicante y Castellón.

Las actuaciones de Infraestructuras, que se desarrollarán durante los próximos cuatro o cinco años, tienen por objeto eliminar la falta de capacidad de algunos puntos y las zonas de estrangulamiento mediante la creación de rutas alternativas.

La solución definitiva a la congestión de tráfico que se produce en las entradas y salidas de Valencia la tiene en su mano el Ministerio de Fomento. La segunda circunvalación se ha convertido en una prioridad. Varias veces prometida, aún sólo es un proyecto sin concretar. Los atascos de tráfico en el by-pass son ya una constante que, además, repercuten en otras vías de acceso.

Infraestructuras ha proyectado siete actuaciones en el área metropolitana de Valencia con una inversión superior a los 756 millones para construir 77 kilómetros de carretera. Una de las principales actuaciones es la vía parque norte de Valencia con 16 kilómetros de longitud. Partirá de la CV-35 y CV-31 para conectar los municipios de Godella, Burjassot, Rocafort, Moncada, Alfara del Patriarca, Vinalesa, Foios y Albalat dels Sorells. Circundará el área metropolitana por el norte conectando la CV-35 con la CV-21 y el resto de la red viaria principal y permitirá acceder a la Ronda Norte.

El Ministerio de Fomento está ejecutando el soterramiento de la salida de Valencia hacia Barcelona para facilitar el acceso por el norte.

Los accesos a Valencia por el sur son también problemáticos. La Pista de Silla presenta un alto nivel de congestión con atascos diarios. La Conselleria ha proyectado una continuación de la avenida del sur a través de un eje con dos carreteras: uno, entre Albal y Alcàsser y el segundo, entre Albal y Silla, que permitirán conectar con la CV-33 y, por tanto, facilitar una nueva penetración a Valencia desde la A-7 convirtiéndose en una alternativa a la Pista de Silla por el interior. La inversión será de 30 millones y ya está licitada.

Otros dos accesos están en fase de estudio: uno desde Alcàsser, y el segundo desde Silla, que conectarán con la avenida del Sur, al oeste de Alfafar, hasta la nueva penetración por la avenida Federico García Lorca.

En estos momentos ya se están ejecutando las obras de la CV-35 entre Valencia y Losa del Obispo. Las autovía incluye un tercer carril entre la A-7 y Pobla de Vallbona de nueve kilómetros. Otras actuaciones son un eje Torrent-Alcàsser-Picassent; el eje Mislata-Ronda Sur, el acceso norte al puerto de Valencia o el eje del Turia.


Ejes viarios
El nuevo eje Torrent-Picassent supone una inversión de 30 millones con una longitud de 9,5 kilómetros. Además, con el proyecto básico ya redactado, se construirá un eje viario de tres kilómetros entre Xirivella y Mislata, con una inversión de 35,7 millones. El objetivo es aligerar el tráfico de la V-30 en la parte oeste de la ciudad y absorber parte del tráfico que llega a Valencia por la CV-35.

El eje del Turia supone una inversión de 68 millones y tendrá una longitud de 19 kilómetros. Seguirá el trazado del Turia y conformará una nueva vía de penetración a Valencia desde la CV-50, Riba-roja, Manises y la A-7. Será una alternativa a la CV-35 (Pista de Ademuz).

El nuevo acceso al puerto de Valencia por el norte tendrá una longitud de nueve kilómetros y será una conexión rápida entre los puertos de Valencia y el de Sagunto. El coste supera los 260 millones. La primera fase ya se ha adjudicado y la segunda está en redacción.

Infraestructuras pretende conformar un eje entre Paterna y Valencia, que será una prolongación de la V-31, que une la V-30 con Paterna. Será paralelo a la CV-35.

En fase de redacción se encuentra la conexión entre la CV-35 y la CV-310. Ambas servirán para la distribución de la circulación y evitar que el tráfico de la carretera de Bétera llegue a la Ronda Norte.

El eje Museros-Valencia tiene ya una parte en servicio y la otra, en estudio. Se configura como una vía paralela a la entrada desde Barcelona, que conectará con la ronda norte. Tendrá seis kilómetros y una inversión de 17,7 millones. Para agilizar el tráfico por el norte del área metropolitana se ha diseñado el desdoblamiento de la CV-32 entre Massamagrell y la A-7 con una inversión de 11 millones.

El proyecto de Infraestructuras para descongestionar los accesos a Castellón contempla una inversión de 120 millones y la construcción de 55 kilómetros de carreteras. Una de las principales actuaciones es el eje Onda-Vila-Real-Burriana, de 18,2 kilómetros y un coste de 43 millones. Entre los objetivos de la nueva arteria se encuentra la conexión con la Autovía de la Plana.

También se construirá un nuevo acceso norte al puerto de Castellón con una inversión de 12 millones y 6 kilómetros de longitud. Es una arteria con doble calzada que conectará las instalaciones portuarias con la AP-7 y N-340.

El eje Alcora-Autovía de la Plana-N-340, con una inversión de 30,6 millones y 15,6 kilómetros, se convertirá en una carretera fundamental para el transporte de mercancías del triángulo azulejero.

La Conselleria de Infraestructuras pretende ejecutar un nuevo eje viario de conexión entre Castellón y Benicàssim. Las obras están en ejecución y consisten en la construcción de una nueva calzada que permita separar los sentidos de circulación. La inversión es de 3,7 millones de euros.

Para completar el eje por el sur del área metropolitana se desdoblará el tramo de siete kilómetros entre Burriana y Almassora, con una inversión de 15 millones. Conformará un itinerario alternativo de acceso meridional a Castellón. Las obras ya se han licitado.

El Consell ha previsto invertir 306 millones de euros para construir 75,7 kilómetros de carretera para aliviar las entradas y salidas a Alicante. Entre las principales actuaciones se encuentra la mejora del acceso norte con la reforma de la avenida de Dénia y la creación de un eje entre Novelda y la capital para descongestionar la carretera de Madrid en su último tramo.

Font: http://www.lasprovincias.es/valencia/20080223/tema-dia/nuevos-accesos-mejoraran-entrada-20080223.html