divendres, 19 de novembre de 2010

Cuatro rurales valencianas entraron en pérdidas al finalizar septiembre

La crisis financiera está pasando una factura considerable al atomizado sector de las cooperativas de crédito. De las ochenta entidades que existen en España, seis entraron el pasado mes de septiembre en pérdidas. Cuatro de ellas están ubicadas en la Comunitat Valenciana. Se trata de Albalat, Turís, Algemesí y Chilches. La primera es la que presenta un balance más negativo, con unos números rojos de 906.000 euros frente a los beneficios de 206.000 de septiembre de 2009. Casi igual de mal le fueron las cosas a la rural de Algemesí, con unas pérdidas de 217.000 euros este año frente a las ganancias de 955.000 del ejercicio precedente. Los números rojos de Turís ascendieron a 116.000 euros y los de Chilches, a 85.000. Ambas venían también de beneficios.
Albalat y Turís están integradas, junto a las también valencianas Caja Campo, Casinos y Petrer, en el grupo cooperativo que lidera la andaluza Cajamar, y Chilches, en CRM, el SIP que capitanea Ruralcaja y del que forman parte otras doce rurales de la autonomía. Las tres, por tanto, se benefician de su pertenencia a grupos ya formados, dado que al final del ejercicio se mutualizarán los resultados. El problema lo tiene Algemesí, que declinó en el último momento, junto a Alcúdia, Onda, Betxí y Alcora, formar parte del citado Cajas Rurales del Mediterráneo. La presión para que busque socio va a ser muy intensa.
De las restantes 32 cooperativas valencianas, sólo dos presentan incrementos en sus beneficios: de un 18%, hasta 98.000 euros, la de Coves de Vinromà y del 7,6%, hasta 70.000, la de Sant Vicent de la Vall d'Uixó. Ambas, más Caixa Popular y otras seis rurales castellonenses, se han integrado en un SIP nacional, el denominado de AFI, junto a catorce cajas españolas de tamaño pequeño.
Todas las demás han obtenido ganancias, aunque con descensos considerables respecto a septiembre de 2009. Llama la atención la muy delicada situación en la que se encuentran dos de las socias de CRM. Nules y Caixa Rural Torrent han bordeado las pérdidas, con descensos del 98%. La primera, que ganó 452.000 euros en septiembre de 2009, se queda un año más tarde en solo 6.000. La segunda ha pasado de 1,16 millones a 14.000.
Entre las grandes rurales españolas, algunas de ellas integradas en el SIP del que forman parte CRM y la Central de Orihuela, la caída de resultados más abultada ha correspondido a Ruralcaja (69%, al pasar de 12,1 a 3,76 millones). Cajamar ha reducido sus ganancias en un 58,1% (73,1 a 30,6 millones). Navarra lo ha hecho en un 52,4% (de 47,7 a 22,7) y Asturias, en un 26,8% (de 14,9 a 10,9). La reducción de beneficios en el sector viene determinada en la mayoría de los casos por las elevadas dotaciones para insolvencias que han realizado las entidades.

Font: http://www.levante-emv.com/economia/2010/11/18/cuatro-rurales-valencianas-entraron-perdidas-finalizar-septiembre/757992.html

El grupo de Caja Campo y Cajamar controlará un 30% del negocio del sector

El grupo cooperativo Cajamar, la entidad controlada por la caja rural con sede social en Almería y líder en el sector de las rurales al gestionar un activo que representa el 30% del total de España , toma la delantera en España al ampliar la constitución del grupo financiero común que anunció el mes pasado con Caja Campo a las entidades también valencianas Caixa Albalat y Caja Rural de Casinos. La fórmula elegida, que no contempla la fusión, es la de un Sistema Institucional de Protección (SIP), un mecanismo de defensa financiera que llevan estudiando en los últimos tiempos las 76 cajas rurales que operan en España en aras a impulsar sus planes comerciales y garantizar también su solvencia en épocas tan turbulentas como las actuales en el ámbito bancario, donde todo parece indicar que aumentará la concentración y los pactos entre las entidades.
Los consejos rectores de Cajamar (con presencia en 36 provincias), Caja Campo (Utiel-Requena), Caixa Albalat del Sorells (horta Nord) y Caja Rural de Casinos ya han dado el visto bueno a una operación "abierta" a otras entidades y que en la práctica viene a suponer el primer desembarco de una caja foránea en territorio valenciano, una expansión que hasta ahora era respetada mediante un pacto no escrito entre las grandes entidades españoles y que permitía a Ruralcaja dominar este negocio en la autonomía. "Pero los tiempos han cambiado", reconocía ayer en Valencia el presidente de Cajamar, Antonio Pérez Lao, tras resaltar la necesidad de "anticiparse a la reestructuración que se avecina en el sistema bancario español".
Grupo Cooperativo Cajamar, se constituye con 1.003 oficinas, 4.380 empleados en 36 provincias, unos activos por valor de 26.327 milles y un volumen de negocio de 41.000 millones (19.000 millones de depósitos de la clientela y 23.800 de inversión crediticia). Aglutina 571.738 socios y 2,15 millones de clientes. Cajamár controlará el consejo rector del grupo cooperativo, que garantizará la soberanía y la independencia de los órganos de gobierno de las entidades asociadas. Con todo, las cajas incorporarán la marca Cajamar a sus servicios y productos financieros. Además, abandonan la Asociación Española de Cajas Rurales (AECR).

Estrategia y riesgos
Los presidentes de Caja Campo, Albalat y Casinos, Luis Robledo, Vicente Oliver y Eleuterio Hernández, respectivamente, coincidieron en destacar que esta corporación "pondrá en común su estrategia de negocio, políticas de gestión y de control de riesgos, solvencia y liquidez".
Actualmente, hay otros dos SIP en marcha en el sector. Por un lado, el que encabezan las cooperativas grandes y provinciales del Grupo Caja Rural y cuyo diseño corre a cargo del bufete Garrigues. Además, existe otro en el que participan entidades de ámbito local y comarcal del Grupo Caja Rural bajo el asesoramiento de AFI. No es la primera vez que las rurales buscan formas de reforzar sus lazos. En 2005, intentaron sin éxito emprender una consolidación de balances en torno al Banco Cooperativo.
Ruralcaja, con el objetivo de afrontar con plenas garantías las zozobras del mercado financiero, está promoviendo, junto a otras cuatro entidades rurales (Navarra, Granada, Sur y Asturias), la puesta en marcha de un SIP. La asamblea de Ruralcaja aprobó recientemente su adhesión a este mecanismo que servirá para establecer líneas de apoyo y defensa mutua entre las entidades participantes. Cajamar quiere emular el modelo que ya funciona en Europa con firmas como Crédit Agricole, Rabobank y DZ Bank.

Font: http://www.levante-emv.com/economia/2009/05/29/grupo-caja-campo-cajamar-controlara-30-negocio-sector/595288.html

La fusión entre Cajamar y Caixa Rural Balears crea la 16ª entidad financiera

Los consejos rectores de Cajamar y Caixa Rural Balears han acordado la fusión de ambas cajas, una operación que dará lugar a la decimosexta entidad financiera nacional, con más de 45.500 millones de euros de volumen de negocio, 28.600 millones de activos, 5.100 empleados y casi mil oficinas. La fusión de Caixa Rural Balears y Cajamar Caja Rural elevará su red comercial a 998 oficinas, con 5.100 empleados, 690.000 socios y más de 2,3 millones de clientes en Andalucía, Asturias, Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Madrid, Comunitat Valenciana y Murcia, así como en Ceuta y Melilla.
La caja almeriense -en abierta competencia con la principal entidad valenciana del sector, Caja Rural del Mediterráneo (CRM), que lidera Ruralcaja- es cabecera del Grupo Cooperativo Cajamar, primer grupo de cooperativas de crédito y cajas rurales de España, del que ya forman parte otras cinco rurales valencianas: Caja Campo, Caja Rural de Casinos, Caixa Albalat, Caixa Petrer y Caixa Rural de Turís, y que está abierto a la incorporación de más entidades.
Cajamar se convirtió a finales del pasado año en la primera caja española en liderar un proceso de fusión bajo la fórmula SIP (Sistema Institucional de Protección).

Asambleas generales
La fusión será sometida a votación en sus respectivas asambleas generales, convocadas de forma extraordinaria para el próximo 19 de agosto, informó hoy Cajamar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Con datos al cierre del primer trimestre, Caixa Rural Balears, entidad de referencia para el sector primario en Baleares, aportaría a Cajamar un volumen de negocio próximo a 1.000 millones de euros, unos activos de 614 millones, 30 oficinas, 134 empleados, 33.000 clientes y más de 14.000 socios, de los que 12.500 son personas físicas y 1.700 jurídicas.
Según Cajamar, la fusión, que podría culminar a finales de año, mejorará su posición en el mercado y la diversificación de su actividad, a la vez que reforzará las estructuras de gestión y permitirá aprovechar mejor las economías de escala. Además, añadió, se trata de dos cajas rurales complementarias, puesto que no existe solapamiento de oficinas.

Font: http://www.levante-emv.com/economia/2010/07/17/fusion-cajamar-caixa-rural-balears-crea-16-entidad-financiera/723461.html

Cuatro rurales ratifican su entrada en CRM

Cuatro de las veinte cajas rurales que integran el grupo CRM (Cajas Rurales del Mediterráneo) han convocado ya a sus asam-bleas para que aprueben la incorporación a esta cooperativa financiera de segundo grado, que en breve debe aprobar el Banco de España como Sistema Institucional de Protección (SIP), es decir, una fusión virtual. Se trata de las entidades de Xilxes, Borriana, Altea y Crèdit Valencia, cuya asamblea está fijada para el miércoles. Hay una quinta que, obviamente, va a seguir este mismo camino: Ruralcaja, que actúa como entidad cabecera del nuevo grupo. Como informó este diario el pasado sábado, la Caixa Rural de Turís parece que va a desvincularse del proyecto, dado que pedirá a su asamblea que decida entre unirse a CRM o al grupo que lidera la andaluza Cajamar, donde también están las valencianas Albalat, Petrer, Casinos y Caja Campo. Las conversaciones con Cajamar están muy adelantadas y el consejo rector parece que se inclina por esta opción. En el sector existe la clara percepción de que Algemesí y Alcúdia podrían seguir los pasos de Turís, si bien habrá que ver el efecto que produce en ellas el anuncio de Ruralcaja de expulsar a esta última de CRM por deslealtad. También existen dudas sobre la posición final que adopten algunas castellonenses, como Alcora y Betxí.
Por otro lado, la independiente Caixa Rural de Vila-real ha convocado a su asamblea para el 4 de junio con el propósito de que autorice al consejo rector a participar en los trabajos preparatorios para la constitución y adhesión de la entidad al llamado SIP de AFI (por Analistas Financieros Internacionales, la consultora que trabaja en este grupo). Se trata de un SIP de ámbito estatal en el que están interesadas unas 34 cajas rurales de diferentes autonomías de tamaño pequeño e implantación local y comarcal. Este SIP, del que formó parte Crédit Valencia hasta integrarse en CRM, compite con el denominado de Garrigues (por el despacho de abogados) que promueven las grandes rurales del país (excepto Cajamar) y donde está Ruralcaja, que quiere integrar ahí a CRM.

Font:http://www.levante-emv.com/economia/2010/05/04/cuatro-rurales-ratifican-entrada-crm/702072.html