divendres, 11 d’abril de 2008

PSPV y Bloc piden “respeto, seriedad, rigor” a Tamarit para acabar con la etapa de “insultos y mentiras de Almenar”

Los cuatro ediles del PSPV y del Bloc en el Ayuntamiento de Albalat dels Sorells, que decidieron abstenerse en la votación de la moción de censura contra el alcalde del PP, no dudaron en calificar la moción de “situación técnicamente legal pero de dudosa legalidad moral”. Los ediles de la izquierda aprovecharon el Pleno para pedir al futuro equipo de gobierno “respeto, seriedad y rigor” para acabar con la etapa de “insultos y mentiras de Almenar”.
El portavoz socialista en el consistorio de Albalat, Carles Garcés, lamentó que esta localidad “entre en la historia de la Comunitat y de España por ser el primer municipio en el que unos ediles del PP tiran a su propio alcalde".

Garcés aprovechó su intervención para denunciar los numerosos contratiempos y encontronazos con el ya ex-alcalde, al que recordó que “con los insultos, la provocación y la mentira se puede llegar lejos pero sin esperanza de retorno”.

El portavoz socialista también lanzó un dardo envenenado a los seis concejales firmantes de la moción al afirmar que "no son mejores que el alcalde ya que con su silencio y sumisión son igualmente culpables que Almenar, de que al amparo de la mayoría absoluta se haya pasado de abuso de poder".

El portavoz socialista reclamó al nuevo alcalde la instalación en el consistorio de los principios democráticos “sobre todo el articulo 14 en el que se habla de que todos los españoles serán tratados igual ante la ley sin discriminación de sexo, raza, religión u opinión”

Por todo ello solicitó a Tamarit "seriedad, respeto y rigor", al tiempo que lamentó que el enfrentamiento en el seno del grupo popular municipal ha dejado un Ayuntamiento "endeudado y con proyectos paralizados".

Por su parte, el portavoz del Bloc en el consistorio, Nicolau Claramunt, exigió a los firmantes de la moción de censura que expliquen los verdaderos motivos de la moción tras la “incompetencia del PP de solucionar en el seno del partido la crisis interna, con el consiguiente deterioro de la situación política municipal, de los servicios públicos del consistorio, inestabilidad del gobierno, o mejor dicho del desgobierno”.

Claramunt aprovechó para recordar al ya exalcalde “las actitudes intolerantes, despóticas y agresivas que, demasiado a menudo, han sufrido los representantes y miembros de los partidos de la oposición y que le han llevado al callejón sin salida en el que hoy se encuentra y que finalmente empieza a pasarle factura”.

El portavoz del Bloc recordó al plenario su compromiso con el pueblo de Albalat para trabajar desde la oposición en la mejora de la calidad de vida de todos los vecinos y vecinas “y hacer de Albalat un pueblo más dinámico, más abierto, más valenciano y más respetuoso con su entorno. Un pueblo mejor donde todos vivamos en sana convivencia”.

Para ello pidió al futuro equipo de gobierno “tolerancia, libertad de expresión, respeto a las minorías, aceptación de que somos diversos pero debemos convivir juntos, que podemos pensar diferente pero que somos vecinos y que esa diferencia política no interfiera en nuestra relación de vecindad, de amistad o familiar”. © M. F./ Hortanoticias

Font: http://www.hortanoticias.com/noticia.asp?ref=177296