dilluns, 14 de juliol de 2008

1.200 hanegadas de tierra se quedan sin regar en Albalat dels Sorells por un robo


Los agricultores de Albalat dels Sorells han vuelto a ser saqueados. En el último mes han sufrido cuatro robos. Los ladrones aprovechan la noche para adentrarse en las casetas y robar los cables de cobre y los contadores metálicos. En esta ocasión, el hecho ha provocado que 1.200 hanegadas de tierra se queden sin riego temporalmente.

"Nos sentimos indefensos -explicaba ayer el presidente de la Associació de Regants Pou dels Sants, Vicent Claramunt-, han entrado a robar al pozo y nos han quitado los cables de acero. Días después entraron en las casetas y se llevaron 12 contadores de metal, los repusimos y los volvieron a robar, y la última vez 20 más".

Todo parece indicar que los ladrones van en busca del cobre, que se puede vender en el mercado negro a seis euros el kilo. Según explicó el alcalde, José Rafael Tamarit, "los agricultores ya han interpuesto varias denuncias ante la Guardia Civil. Es la cuarta vez en poco tiempo que sufren robos. En el último los ladrones han sustraído 32 contadores de metal y todo parece indicar que lo que buscan es fundirlos y vender el metal o venderlos en otros países".

Desde que se cometieron los primeros robos la Policía Local patrulla con más frecuencia las zonas de campos, pero coger a los ladrones no resulta nada fácil. Según explicó el presidente de los regantes, "la gente que viene a robar sabe con exactitud dónde están los contadores y va sin rodeos porque han robado contadores en lugares que son de difícil acceso y que están en medio de la huerta".

El robo de los contadores de agua en las casetas ha provocado que 1.200 hanegadas no se hayan podido regar en los últimos días. Desde la asociación estaban ayer trabajando a contrarreloj con el fin de poder dar una solución rápida y suministrar el agua ya que "es la época de cuajar la naranja y es necesario regar. Esto que nos está ocurriendo -explica Claramunt- es una situación desesperante ya que no sólo hay que sumar los gastos económicos de reponer los contadores, sino también las pérdidas que nos puede ocasionar la falta de agua en nuestros cultivos":

Por otra parte, según explicó el alcalde, los asaltos a los contadores no son los únicos que ha sufrido la localidad ya que "hace un par de meses las cajas de los registros del cableado de la luz aparecieron forzadas en el polígono industrial. Todo apunta a que intentaron sustraer el cableado porque también es de cobre". En este caso, el Ayuntamiento pudo hacer una actuación rápida y sellar con silicona todas las juntas de los registros para evitar saqueos.

La situación de indefensión que viven los agricultores en Albalat dels Sorells les ha obligado a convocar una junta general extraordinaria de todos los socios para la semana que viene con el fin de exponer la situación y buscar soluciones.

La acequia de Moncada, encargada de distribuir el agua en esta zona, dirige su caudal al pozo de los Santos y éste, a su vez, redistribuye el agua a través de los contadores de las casetas que están repartidas por los campos. El robo de los contadores provocó que cuando el pozo abrió su caudal hacia las casetas, al no tener éstas los contadores, salió el agua a raudales inundando varios campos cercanos.

Desde hace años el pozo, que se encuentra vallado, tiene cámaras de seguridad ubicadas en su interior pero "los ladrones entran por un lateral esquivándolas y nos roban también los cables y el material de repuesto que tenemos", explicó el presidente de los regantes.

Font: http://www.lasprovincias.es/valencia/20080627/horta/hanegadas-tierra-quedan-regar-20080627.html