dimecres, 11 de febrer de 2009

Albalat destinará el 44% del presupuesto, 2'2 millones de euros, a inversiones

El Ayuntamiento de Albalat dels Sorells ha aprobado con los votos a favor del PP y en contra de Bloc, PSPV y del edil del grupo de los no adscritos el presupuesto municipal para 2009 que asciende a 6.125.139 euros. Las cuentas municipales prevén un superavit de 986.000 euros que servirán para liquidar el remanente negativo del presupuesto de 2007 en concepto de facturas impagadas de los ejercicios 2006 y 2007.
El Ayuntamiento ha presupuestado unos ingresos de de 224.505 euros en licencias urbanísticas y el ingreso por la adjudicación de la explotación del servicio de agua y alcantarillado por un millón de euros. El presupuesto recoge también una rebaja para el ciudadano del 30% en la tasa de recogida de residuos sólidos urbanos para evitar, en la medida de lo posible, la carga de este impuesto.

Pero sin embargo la prtida másimportante del presupuesto es la de inversión a la que el equipo de gobierno destina el 44’34%, un total de 2.278.725 euros, y que tendrá como finalidad el Centro Cívico, al que se destinan 491.827 euros; la ampliación del parque Jaume I, 200.498 euros; la construcción de la piscina cubierta, que cuenta con una partida de 200.000 euros y el ajardinamiento del entorno del Castell por importe de 275.000 euros.

El alcalde de Albalat dels Sorells, José Rafael Tamarit, explicó que estos son unos presupuestos “austeros y acordes con la situación de crisis económica que vive España”. A pesar de esto, según el alcalde, “el presupuesto mantiene el nivel de inversión de años anteriores y mantiene y aumenta todos los servicios que recibe la población de Albalat”.

Tamarit ha explicado que “el patrón que se ha seguido para la confección de estas cuentas municipales es el rigor presupuestario y la adecuación a la situación económica que vive el Ayuntamiento y la economía española”

El Bloc tilda las cuentas municipales de “irreales y muy arriegadas”
El Bloc justificó su voto en contra de los presupuestos al considerar las cuentas municipales de “irreales y muy arriesgadas” al estimar que “basan la mitad de los ingresos en tres partidas. Una, de 1.300.000 euros, es una promesa de Mercadona al alcalde. La segunda, de 700.000 euros corresponde al pago de impuestos y licencias de obras por parte de Mercadona. Y la tercera, de un millón de euros, procedentes de la subasta de la concesión del alcantarillado de Albalat”.

Según Nicolau Claramunt, portavoz del Bloc, “ninguna de las tres partidas cuenta con informes ni documentación que avalen esas cifras. La primera, una donación de Mercadona, solo cuenta con el aval de la palabra dada al alcalde. La segunda es referente a impuestos por licencias que Mercadona no podrá pedir mientras el PGOU no sea aprobado definitivamente. Y la tercera no cuenta con ningún informe técnico y será a criterio del equipo de gobierno”.